Lunes, 02 Julio 2012 23:44

Fiesta Patronal San Antonio de Padua

Sigue viviendo entre nosotros en los corazones humildes y confiados de sus devotos. Homilía del Rector de la Basílica de Itatí, Padre Hugo Camino, en la misa solemne del 13 de junio

Padre Hugo Camino

La protección de San Antonio y siguiendo su ejem plo inspirador para nuestros actos, celebra su f ie stas patronales. Yo comparto con ustedes esta alegría de estar compartiendo la Eucaristía, el acto supremo de culto a Dios, y como decía San Antonio, donde cada
uno de nosotros nos ofrecemos como una hostia, pura, santa inmaculada, agradable a Dios. Y en esta festividad se nos presenta a nosotros una oportunidad. Ahondar en la conciencia de lo que somos como comunidad. Nosotros somos una Parroquia. ¿Qué es una Parroquia? La etimología viene del Griego dice es: vecindario, es una casa, al lado de la otra. Esta etimología nos lleva a un sentido más profundo, es un grupo de familias que encuentra en la casa de Dios, en la iglesia, su casa, su patria. Es la parroquia, la casa de todos.
Juan XXIII, recuerdan, el Papa bueno, él decía: La parroquia es como la fuente de agua del pueblo, donde todos van a reconfortarse, donde todo van a calmar su sed. Esta es una comunidad parroquial presidida por el Padre Daniel, que la guía, en representación del Obispo, que es el responsable pastoral de la comunidad. Nosotros expresamos esa comunión con el Obispo, cuando en la plegaria eucarística, en uno de los momentos centrales, de la celebración se le menciona y esta comunidad que la guía el pastor, en este caso Daniel, tiene una misión. ¿Cuál es la misión de la parroquia? Acompañar la vida de las personas, de las familias, caminar junto con ellas, en el camino de la vida. Es también ayudarlo a crecer en la fe, hasta alcanzar la madures plena y la parroquia tiene la cumbre y la culminación que es la eucaristía. Cumbre y culminación de toda tarea evangelizadora. En la parroquia se nos invita a nosotros, hacer primero comunión, somos hermanos, vivir como hermanos, buscar el bien del otro, participar es de todos, no de unos pocos. Y también se nos coordina los distintos grupos, movimientos, para un mejor servicio y un caminar todos juntos hacia la casa del padre celestial.
El Libro de los Hechos de los Apóstoles nos presenta un ideal, de culto, de fe, de comunión, de misión y hacia eso tenemos que caminar todos nosotros. Y una fiesta patronal nos da esa oportunidad para reflexionar, ¿Donde estamos parados? ¿Como tengo que involucrarme? Tengo que ser miembro de una familia. Comunidades de comunidades, es la parroquia. Ustedes recuerdan en el Libro de los Hechos de los Apóstoles, en los primeros capítulos, decía que los primeros cristianos asiduamente estaban reunidos para
escuchar a los pastores y participar de la fracción del pan (era el nombre que se le daba antes a la misa). Participar en la misa en las oraciones, en la vida común. Se mantenía unidos iban al templo, partían el pan, compartían en familia, lo ponían todo en común, y vivía en sencillez y felicidad.
De San Antonio, ustedes seguramente saben muchísimos más que yo, detalles de su vida. Nació en 1195, murió en 1231. A mi lo que me impacta de él, es su tiempo breve de vida, 35, 36 años. Breve pero suficiente para dejar una huella, para dejar un legado espiritual doctrinal. Es el Santo más popular del mundo (Ustedes no se dan una idea, lo que la devoción en Italia, España, Francia, por todos lados, de San Antonio).
Una primera reflexión ¿Cuántos años tenemos?, algunos 20, 50, 70. Que bueno pensar también. ¿Qué huellas dejamos nosotros? para nuestros hijos, nietos. Pero también en la comunidad. Que es lo que yo aporte. ¿Cuál es mi testamento, que yo dejo a los que vienen? Él era un hijo, si bien primero fue de otra congregación, de los Agustinos, impactado por un hecho que murieron martirizados cinco Franciscanos. Él se hace Franciscano. Y como todo buen Franciscano, sin excluir a nadie. ¿A quien se dedicó especialmente? A los pobres, a los sencillos, a los humildes. Nosotros vemos inclusos como su caridad se perpetuo en un símbolo, muy sencillo. En mucha parroquia se ve junto a la imagen el cartelito el pan de los pobres. Siempre pensando en el más necesitado, en el que pasaba algún sufrimiento, alguna enfermedad, alguna necesidad, y socorrer inmediatamente al mismo. La iglesia, ustedes seguramente, si bien estan en clima de fiesta patronal, nos lanzó una consigna. La Colecta de Caritas. Pobreza cero, responsabilidad de todos. Si bien la primera responsabilidad, la tienen aquellos que nosotros elegimos para que nos represente o tienen una responsabilidad mayor. Pero a todos nos compete que en Berón de Astrada no haya gente excluida, no haya gente necesitada y es tarea de todos los cristianos y una mayor responsabilidad porque tenemos un modelo, un ejemplo. San Antonio que en
pocos años de vida, hizo mucho y dejo ese legado. Otro rasgo que me impacto mucho a mí de San Antonio. Él era un defensor de la justicia, de las causas humanitarias. En el último año de su vida, él se veía muy conmovido por la gente que tenía grandes deudas y no podía pagarlas, iba a la cárcel y una cárcel no era propiamente de una persona humana, las condiciones que se vivía. Y él ¿que hace?. Se presenta al alcalde de Padua y al concejo y pide renovar el código penal y lo logró. Y está incluso en el acta que hace el notario, el escribano. Dice por pedido del hermano Antonio, de los frailes menores, se modifica esta situación de injusticia. Esto también creo que nos deja una enseñanza a nosotros. Conocemos situaciones de injusticia y a veces hacemos que nos vemos. Y tenemos que ir a acompañar aquel que padece una situación de injusticia y también tener el coraje como iglesia de denunciar, de hacer oír nuestra voz, de proponer algo, como este joven Antonio de 35 años, que estaba en sus últimos días de su vida, que dijo: Bueno, acá es necesario cambiar el código y se hizo una nueva disposición.
¿Cómo soy yo? Nos tenemos que preguntar cada uno de nosotros, ante las injusticias que vemos o experimentamos. ¿Cierro los ojos? ¿Veo para otro lado? ¿Me quedo en un chismerío, en un conversar? Que no propone nada concreto. ¿Me sumo a otros?
Y por último el 3 de mayo de 1231 muere a los pocos días, ya no tenía fuerza física, se dirige a Berona, una ciudad importante, para mediar en un conflicto. Habías diputas de grupos, él va mediar, no logra el cometido, pero la enseñanza queda, aún con sus últimas fuerzas se juega para hacer la unidad, la concordia, el ponerse de acuerdo. Y ustedes especialmente que son de esta comunidad de Berón de Astrada y alrededores, que tienen como patrono a San Antonio, tienen esta vocación especial, buscar coincidencias, mediar, ayudar para el encuentro entre las personas.
Vamos a pedir la intersección de San Antonio, vamos a seguir su ejemplo, para que nuestra vida personal y comunitaria se vea renovada en la autenticidad de vida, que seamos cristianos auténticos. Que vivamos los valores del evangelio, como lo vivió San Antonio y para que también nuestra caridad arda con más impulso, a partir de esta fiesta patronal.
Finalizando nuestras fiestas patronales, muy contento por estos días de novena que vivimos muy intensamente. El Lema de nuestra novena fue: “En Cristo por San Antonio perseveremos en la fe”. La verdad que como decía hoy: Es como ese fuego amanecido, solo hicimos que arrimaran
esa pequeñas virutas, cada uno fue arrimando de si mismo esa riqueza que tenemos, al servicio de Dios, al servicio de nuestros hermanos y por eso muy feliz. Quiero comentar la colaboración de toda la comunidad para el arreglo de nuestro templo. Toda la refacción interior y exterior fueron hecho con recurso propio, cada uno fue aportando dentro de sus posibilidades. Se mejoro este espacio, donde la gente iba a concurrir a honrar a su santo y por eso darle gracias a Dios, darle gracia al pueblo de Berón de Astrada. A los astradeños que están en Buenos Aires, que de alguna manera también se hacen presente con su aporte, con su solidaridad. También agradecer a las instituciones, al señor Isaac Ramírez, intendente local, que colaboró bastante para nuestra fiesta patronal, con el almuerzo que nos brindo este día trece de junio. A todo su personal, muchísimas gracias.
Este es mi primera fiesta patronal en Berón de Astrada, la verdad que en estos 8 años de vida sacerdotal, cada vez uno se sorprende más con nuestra gente humilde, con esto pueblo alejado de la ciudad, alejado de todo. Como vive su fe en Dios, en la Virgen en los Santos, uno se sorprende por esa religiosidad tan arraigada en la familia, en la gente sencilla de nuestro pueblo.

Artículos relacionados (por etiqueta)

Galería de imágenes

{gallery}19{/gallery}

Publicidad

COVESA
La Serena
El Muelle Lateral
yvy_vera
el refugio