Miércoles, 08 Agosto 2012 15:52

Homilía del Monseñor Andres Stonovnik

07 de Agosto de 2012

Lomas de Vallejos

Cuando uno piensa piense en si mismo, ahí todo el mundo pierde, no le quepa ninguna duda, porque son insaciable y no les alcanza nunca y sufren por eso, lamentablemente se equivocaron de camino, cuando compartimos, mis queridos hermanos (esto nos enseña San Cayetano), se empieza a compartir en la familia, la primer escuela, donde se comparte todo, en la familia se empieza aprender la vida ciudadana. Cuando se destruye la familia chau pueblo y chau nación. 

 

Dios quiere el progreso del ser humano, además se alegra por el progreso, podríamos decir Dios es progreso, por algo puso en funcionamiento esta creación, que se va desarrollando continuamente, se va expandiendo de una forma increíble. Dios es progreso y desarrollo a favor de la vida, nunca en contra. Muy importante esto y a favor de la vida de todo, no solo de un sector; pero para comprender esto hoy estamos celebrando a San Cayetano, tenemos que aprender de él, San Cayetano le creyó a Dios que se reveló en Jesús, él nos enseño que la comunión, es decir el compartir se hace sacrificando asimismo, no hay otro camino. Sacrificarse bien trae la felicidad, no porque uno busque el sacrificio sino porque buscando la felicidad de otro, la propia viene espontáneamente. En cambio cuando uno busca la propia felicidad, como primer objetivo no la encuentra, ni para si mismo y uno termina siendo causa de desgracia también para otro. Esto lo aprendemos y lo sufrimos en la familia, cuando nos encontramos con conductas egoístas y caprichosas, estos después se lo trasladamos a la sociedad, a la convivencia de un pueblo.

Que importante que es mirar a San Cayetano, que bueno es volver al origen, algunos me decían hace mucho que volvemos para esta fiesta (con sacrificio, porque vienen de lejos, porque probablemente se tomen las vacaciones en el trabajo, para venir a fiesta, como tanto los hacen cuando celebramos la fiesta de Itatí y otras aquí en nuestra región, que es profundamente religiosa, gracias a Dios. Volvemos al origen, porque sabemos que en el origen aprendemos esas cosas, que es mirar a Dios y ponerle en el centro de nuestra vida, porque él nos da la fortaleza para vivirla justamente como él la pensó. Si lo olvidamos y los dejamos de lado, la comenzamos a vivir conforme a nuestro capricho ahí es donde nos va mal.             

 

Artículos relacionados (por etiqueta)

Publicidad

yvy_vera
La Serena
COVESA
El Muelle Lateral
el refugio