Jueves, 06 Diciembre 2018 08:49

7° día del novenario de la Inmaculada Concepción

TEMA: ALGUNAS NOTAS DE LA SANTIDAD EN EL MUNDO DE HOY: AGUANTE, PACIENCIA Y MANSEDUMBRE, CON ALEGRÍA, HUMOR AUDACIA, Y FERVOR.

Jueves, 6 de diciembre de 2018.

Anoche se vivió el séptimo día de la novena en honor a la Virgen Inmaculada Concepción, este año con el lema “Con María celebramos al Dios de la Vida.

Instituciones invitadas: Policía, Prefectura, Gendarmería. Barrios: San Antonio, Santa Rita.


El Padre Cristian comenzó hablando en su homilía del Cristo de la Hermandad, que a su pie se celebra la Santa Misa del novenario.

“Este signo hermosos, discúlpenme per no voy a dejar de admirar y de animarles a que ustedes valoren, este signo. Es parte de la identidad de Itá Ibaté. Este Cristo de la Hermandad, de la fraternidad, es el signo del amor que Dios nos tiene y está ocupando un lugar muy importante en el pueblo, en medio de la comunidad”.

“No tiene que ser un hermoso signo solamente, hay que abrir el corazón, para que ese signo nos toque el corazón y nos tramita lo que significa. Significa que Dios está comprometido con nuestra felicidad, con nuestro bienestar hasta las últimas consecuencias, fue capaz de llegar a ese punto por amor a vos, por amor a mí”.

Ahora espera que le abra el corazón a ese amor, que te decida a empezar a vivir esa vida nueva. Todos nuestros pecados, nuestras miserias, fueron perdonados una vez y para siempre en la Pascua de Jesús. Ahora depende de cada uno de nosotros acercarnos a recibir y a empezar a vivir ese perdón”.

Luego a dirigirse a las instituciones armada invitada señaló.

“Estamos frente a nuestros hermanos que tienen el deber delicadísimo de ejercer la fuerza pública de hacer cumplir la ley, poner orden cuando hay desorden social. Una tarea ingrata dificilísimo y por la que le criticamos muchísimo, nosotros, los medios”.

“Recemos de una manera muy especial por cada uno de ustedes, sobre todo en eso momentos difíciles de riesgos, de conflictos extremos, donde tiene que haber eso que nos dice el Papa, aguante, paciencia, mansedumbre. Muchas veces no queda otra que aplicar la fuerza, que sea de un corazón que está en paz”.

“Porque si un corazón que está conflictuado, lastimado, desordenado, cuando aplica la fuerza, normalmente se va de la mano. Sufre mucho ese corazón y obviamente que socialmente se sufre mucho”.
“Entonces esta delicada tarea que ustedes socialmente, públicamente la tienen que llevar adelante, le pedimos a Dios que sea desde un corazón que está en paz. No le pedimos solamente para ellos, papás, mamás, mis niños, mis jóvenes, mis adultos. Los problemas de los hijos van creciendo a medida que los hijos crecen. Se necesita mucha paciencia, mucho aguante, se necesita mansedumbre (condición de manso)”.

“Hay que aplicar la ley, no podemos vivir así, desordenadamente, porque todos necesitamos que nos aplique algún límite”.

 Galería de imágenes en facebook: 7° día del novenario de la Inmaculada Concepción

Publicidad

el refugio
La Serena
yvy_vera
El Muelle Lateral
COVESA