Lunes, 15 Abril 2019 17:48

Falleció Ángel Perrotta, médico destacado con perfil humanitario

ICONO DE LA HISTORIA DE ITÁ IBATÉ

 Lunes, 15 de abril de 2019

 A los os 91 años fa­lle­ció ayer el re­co­no­ci­do mé­di­co Ángel Pe­rrot­ta, cu­ya tra­yec­to­ria que­dó gra­ba­da en la re­ti­na de los itai­ba­te­ños por su im­pron­ta hu­ma­ni­ta­ria, siem­pre a fa­vor de los más hu­mil­des.

Itá Iba­té se vis­tió de lu­to ayer pa­ra des­pe­dir a Ángel Pe­rrot­ta, quien en vi­da fue­ra mé­di­co de na­cio­na­li­dad pa­ra­gua­ya, na­ci­do en el pue­blo de Pirayú, hi­jo de pa­dre ita­lia­no y ma­dre pa­ra­gua­ya, que cur­só sus es­tu­dios en el “Co­le­gio Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na de Asun­ción” y uni­ver­si­ta­rios en la “U­ni­ver­si­dad Na­cio­nal de Asun­ción”.

Pe­rrot­ta vi­no a Co­rrien­tes en 1956 re­cién gra­dua­do en Me­di­ci­na, y eli­gió Itá Iba­té pa­ra ra­di­car­se cuan­do por en­ton­ces el Mi­nis­te­rio de Sa­lud de la Pro­vin­cia re­que­ría mé­di­cos pa­ra aten­der en lo­ca­li­da­des del in­te­rior.


Ha­ce al­gu­nos años, su yer­no e his­to­ria­dor, Luis Ale­gre, des­cri­bió có­mo fue su ac­ti­vi­dad una vez ra­di­ca­do en la men­ta­da lo­ca­li­dad. “Los pa­ra­jes más le­ja­nos (Ya­ha­pé, Ya­ca­re­í, Ven­ces, Be­rón de Astrada, ­de es­te la­do ­ y cru­zan­do el Pa­ra­ná, Guar­dia Cué y Lau­re­les), lla­ma­ban la asis­ten­cia del “doc­tor Pe­rrot­ta”, que a la se­ñal del ti­ro de los ma­ri­ne­ros cru­za­ba en bo­te, a ca­ba­llo, trac­tor o ca­mio­ne­ta has­ta los re­cón­di­tos ben­di­tos don­de pu­ja­ban las lu­ga­re­ñas o se pos­tra­ba un pai­sa­no pa­ra lle­var su me­di­ci­na”, de­ta­lló el tam­bién do­cen­te uni­ver­si­ta­rio.

“Los me­dios no lle­ga­ban ni al­can­za­ban y ha­bía que im­pro­vi­sar: son­das con ta­llos de tár­ta­go de­sin­fec­ta­das con al­co­hol, o ha­cer san­grí­as con yi­lé”, pre­ci­só con cá­li­da exac­ti­tud pa­ra lue­go agre­gar que “en el pue­blo el qui­ró­fa­no era alum­bra­do con un dis­po­si­ti­vo in­ven­ta­do por el com­pa­dre Vi­dal Lu­go con dos lin­ter­nas de cua­tro ele­men­tos asis­ti­das con ba­te­rí­as del ca­mión mien­tras ha­cí­an de en­fer­me­ras su se­ño­ra Ne­ne­ca y la Se­ño­ra Ol­ga Lu­go, que fé­rre­as sos­te­ní­an el bra­zo y apli­ca­ban el é­ter mien­tras la ci­ru­gía avan­za­ba. Pron­to has­ta ellas tu­vie­ron que apren­der el ofi­cio por­que en au­sen­cia del mé­di­co na­cie­ron las ge­me­las ‘Ha­dad’”, re­cor­da­ba en su tex­to Ale­gre.


En con­tac­to te­le­fó­ni­co con épo­ca, Ale­gre in­di­có que “Pe­rrot­ta fue una per­so­na que hi­zo mu­cho mé­di­ca­men­te pa­ra Itá Iba­té en aque­llos años, cuan­do es­tu­vo a car­go de la es­ta­ción sa­ni­ta­ria” y de­sa­ta­có en­tre sus lo­gros co­mo ga­le­no el ha­ber al­can­za­do ta­sa de mor­ta­li­dad ce­ro y ha­ber te­ni­do que im­pro­vi­sar o­pe­ra­cio­nes, anes­te­sia por­que no con­ta­ba con na­da ade­cua­do pa­ra aten­cio­nes mé­di­cas”, co­men­tó, en alu­sión al con­tex­to de pre­ca­rie­dad en la que de­sa­rro­lla­ba la pro­fe­sión en aque­llos años, cuan­do la me­di­ci­na to­da­vía no mos­tra­ba los avan­ces de la ac­tua­li­dad.
Ade­más, re­se­ñó que “fue de­cla­ra­do ciu­da­da­no ilus­tre y una sa­la sa­ni­ta­ria lle­va su nom­bre”.

Es­to úl­ti­mo, en alu­sión al re­co­no­ci­mien­to he­cho en 2005 por el Go­bier­no Pro­vin­cial.


“La ju­bi­la­ción no fue acor­de a su me­re­ci­mien­to”, la­men­tó Ale­gre, quien con­si­de­ró im­por­tan­te “ha­cer co­no­cer a la gen­te de Itá Iba­té so­bre es­te hombre que hi­zo mu­cho por ese pue­blo”.


A su vez, re­cor­dó que “tu­vo que asi­lar­se en Ar­gen­ti­na pro­ve­nien­te de Pa­ra­guay” por­que “en ese mo­men­to de la his­to­ria ha­bía en­fren­ta­mien­tos de co­lo­ra­dos y azu­les, dic­ta­du­ra y por lo tan­to eran tiem­pos vio­len­tos en los que la opo­si­ción no te­nía ca­bi­da. Pa­ra­guay tu­vo más exi­lia­dos que habitan­tes en su pro­pio sue­lo”, in­di­có.


“Su le­ga­do, lo que de­jó, son dos hi­jos mé­di­cos y unos cin­co nie­tos re­ci­bi­dos de la mis­ma pro­fe­sión. Ha de­ja­do una bue­na se­mi­lla”, con­clu­yó Ale­gre.

Un romance interminable

En oc­tu­bre de 2005, el Go­bier­no de la Pro­vin­cia de Co­rrien­tes im­pu­so el nom­bre del “Dr. Ángel Pe­rrot­ta” a una mo­der­na sa­la mé­di­co asis­ten­cial inau­gu­ra­da en Itá Iba­té. Años an­tes, la Mu­ni­ci­pa­li­dad de es­ta lo­ca­li­dad lo nom­bró “Ciu­da­da­no Ilus­tre de Itá Iba­té”.


Sin em­bar­go, la ne­ce­si­dad de es­tu­dios pa­ra sus hi­jos de­ter­mi­na­ron la par­ti­da de Pe­rrot­ta y su fa­mi­lia a la ca­pi­tal pro­vin­cial, don­de con­ta­rí­an con me­jo­res opor­tu­ni­da­des pa­ra ta­les ob­je­ti­vos.


“A­llá que­da­ron, en Itá Iba­té, sus sue­ños de mé­di­co cum­pli­dos, sus me­jo­res años, sus gran­des ami­gos y la fría es­ta­dís­ti­ca que mar­ca ta­sa de morta­li­dad ce­ro en sus años de ser­vi­cio”, re­cor­dó el his­to­ria­dor y do­cen­te uni­ver­si­ta­rio Luis Ale­gre.


Pe­se a es­to, y a ra­di­car­se a va­rios ki­ló­me­tros de allí, Pe­rrot­ta vol­vía ca­da 8 de di­ciem­bre pa­ra par­ti­ci­par ac­ti­va­men­te de la “pro­ce­sión de la Vir­gen”.
En esas oca­sio­nes, “hom­bres adus­tos y mu­je­res par­lan­chi­nas lo pa­ra­ban en la ca­lle y en­se­ñán­do­le sus hi­jos en un ges­to ce­re­mo­nio­so de an­ti­guos pue­ble­ros le pe­dí­an “la bendi­ción pa­dri­no”, re­me­mo­ró Ale­gre.

Fuente Diario Época

Publicidad

yvy_vera
La Serena
el refugio
COVESA
El Muelle Lateral