Domingo, 08 Diciembre 2019 17:38

Breve reseña histórica de la Sagrada Imagen de la Inmaculada

CONCEPCIÓN DE MARÍA, PATRONA DE ITÁ IBATÉ

Domingo, 8 de diciembre de 2019

Según el historiador Federico Palma, en su obra “Orígenes del pueblo de Itá Ibaté”, publicado en 1977, durante la conquista española de los territorios americanos y hasta fines del siglo XVIII, el paraje de Itá Ibaté se mantuvo despoblado. Fue hacia las décadas de finales de dicho siglo, que la acción expansiva del Cabildo de Itatí comenzó a traducirse mediante la formación de estancias en los parajes denominados “La limosna”, “San Antonio de Itatí”, “Yryvucuá” e “Itá Ibaté”, ésta la más lejana de todas, lindera con la jurisdicción que se dieron las misiones jesuíticas.

De todas estas estancias las más importantes eran las de La limosna y San Antonio (actual localidad de Berón de Astrada), especialmente esta última, donde desde 1764 hubo una modesta capilla con regulares ornamentos.
En Itá Ibaté, a fines de dicho siglo no había capilla alguna, sin perjuicio de ello, parece ser que una imagen de San Roque recibía culto en el lugar.

Más de cien años después y veinticinco de su fundación oficial, un 30 de noviembre del año 1902, fue colocada la piedra fundamental del primer templo de Itá Ibaté, el que comenzó a erigirse gracias a la intensa labor de la Comisión Pro-Templo, presidida por el señor Eleodoro Toledo.

La celebración de este gran acontecimiento estuvo a cargo del Presbítero Juan Cloquell, Párroco de Caá Catí, porque en aquel entonces la Capellanía de Itá Ibaté dependía del Curato General Paz.

El templo fue concluido e inaugurado cuatro años después, en 1906, bajo la advocación de la Inmaculada Concepción de María.

Por Decreto del 31 de julio de 1956, la jerarquía eclesiástica separó la Capellanía de Itá Ibaté del curato de General Paz, erigiéndola en Parroquia.

El Decreto en cuestión expresaba lo siguiente:

“Considerando la necesidad de una nueva Parroquia en el pueblo de Itá Ibaté, por requerirlo así el bien espiritual de los fieles de una extensa zona alejada de la sede parroquial de General Paz, por cuanto este pueblo cuenta con una Iglesia suficiente y bien provista de todo lo necesario para el culto como también de casa habitación para el Sacerdote.

Erigimos, de acuerdo al canon 1247, párrafo 2°, una nueva Parroquia cuyo titular será la Inmaculada Concepción. Con el siguiente territorio jurisdiccional: la 5ta. Sección del Departamento de General Paz y todo el territorio del Departamento de Berón de Astrada.

Dada en Sede Episcopal, a los 31 días del mes de julio del año 1959. Año del IV° Centenario de la muerte de San Ignacio de Loyola”.

Su primer Párroco fue el Padre Vicente Tormo, Sacerdote jesuita.
Hasta aquí una muy breve reseña histórica del nacimiento del templo que alberga la sagrada imagen de nuestra Madre Santísima.

Ahora bien, ¿cómo llega esta hermosa efigie de nuestra Patrona a este templo?
Según relato de don Pedro Celestino Cabral en su obra “Caá Catí y sus hombres”, publicada en 1986 y reeditada recientemente por la Municipalidad de Caá Catí; en su página 213, manifiesta textualmente lo siguiente:
“Itá Ibaté se vistió de fiesta para recibir a los estancieros, peones y vecinos y lo más granado de la sociedad de Ituzaingó hacia el año 1906, que fue en carreta y a caballo para tan gran acontecimiento.

La casa del señor Eleodoro Toledo albergó cien personas y dos misioneros.

Esa mañana, al divisar las gentes cuatro carretas con grupos de caacatieños que venían precedidos por la señorita Carlina Rivera, atravesando los malezales de Blanco Cué, actual Tilita, y sentir a la distancia los cantos de los ejes de palos de las carretas, prorrumpieron en vivas y se comenzó a disparar bombas de estruendo, hasta que llegaron frente a la iglesia y de una de ellas bajó la señorita Rivera e hizo bajar una imagen de la Inmaculada Concepción, poniéndose de rodillas.

Esa imagen, obsequio de doña Carlina Rivera, es la que preside el altar mayor de la Iglesia de Itá Ibaté como patrona”.

Pues, como no podía ser de otra manera, la historia de la sagrada imagen está íntimamente ligada a su casa, desde la inauguración misma en 1906.

Como devotos de nuestra Santa Patrona, la Inmaculada Concepción de María, representada hermosamente en esta imagen tan original, debemos conocer, aunque sea someramente, la historia de la bondadosa persona que nos la obsequió.
Según lo manifestado por este mismo autor en su ya mencionada obra, la señorita Carlina Rivera, era hija de un ilustre porteño llamado Juan Rivera, fuerte terrateniente con campos en la zona de San Miguel, en la parte que corresponde actualmente al Departamento de Ituzaingó. El mismo se casó con una, también ilustre caacatieña, la señorita Carmen Paniagua, hija de Margarita Esquivel y del Capitán Juan Bautista Paniagua, muerto en la Batalla de Pago Largo.

Fueron sus hermanos, José María; Juan Manuel; Ladislao y Josefa del Rosario Rivera. Juan Manuel fue un gran impulsor de la biblioteca popular de Caá Catí, la que hoy lleva orgullosamente su nombre.

Las hermanas Carlina y Rosario, dedicaron toda su vida a la caridad y a ayudar a los más necesitados, fueron también grandes contribuyentes para la construcción del templo de Itá Ibaté.

Estas célebres hermanas, fueron miembros de la comisión directiva de “La Sociedad de San Vicente”, fundadora del Hospital de Caá Catí, del cual fueron grandes donantes y constantes contribuyentes en su mantención.

Las hermanas Rivera fallecieron solteras y nuestra insigne benefactora murió en la mayor pobreza, sin que en la actualidad nadie se acuerde de ellas ni tenga en cuenta su gran altruismo en pos del bienestar físico y espiritual de dos pueblos hermanados por la historia y por sus enormes obras de bien.
Que el Sr. Dios, todopoderoso y eterno, las tenga en su santa gloria

Gracias a la Directora de Cultura de la Municipalidad de Itá Ibaté Licenciada Prof. Alicia Alfonzo por el aporte histórico

Publicidad

el refugio
yvy_vera
dengue2
La Serena