Lunes, 08 Agosto 2016 15:26

Paula Pareto: los secretos de la ayuda psicológica que la llevaron a la gloria

DEPORTE

Lunes 8 de Agosto de 2016                                             

Gustavo Ruiz, psicólogo de la “Peque”, explicó los detalles del entrenamiento que llevó a cabo la judoca para consagrarse en Río de Janeiro.

"No me siento dentro de los mejores de la historia". Las palabras de Paula Pareto tienen un año de antigüedad. Un día, el destino logró cambiar el curso de sus pensamientos. La Peque, judoca de 1.50 metros y 48 kilos, guarda en su minúsculo cuerpo el alma de una gigante. Desde 2008 (bronce en los Juegos Olímpicos de Pekín), sus triunfos la depositaron en la élite del judo y del deporte argentino. El triunfo en Río 2016 y la medalla de oro conseguida son el fruto de muchos años de exigencia, con una perfecta combinación entre las rutinas físicas y el trabajo mental que atraviesa Pareto desde 2007.

"Paula no es de esas atletas que tienen preocupaciones. Tiene mucha competitividad, que es la que conlleva su categoría al máximo nivel, en donde cualquiera le puede ganar a cualquiera. Y eso requiere de mucha concentración", explicó a Infobae Gustavo Ruiz, psicólogo deportivo de la Peque, quien reveló que "el trabajo mental que venimos realizando desde hace nueve años fue dando sus frutos y réditos paso a paso. Especialmente en esta última etapa pusimos el foco en terminar de afianzar su confianza, saber que se puede".

Nada es casualidad. Pareto -multicampeona durante 2015- se juró disciplina y se envolvió en un manto de concentración extrema para alcanzar el logro mayor. Aquel sueño frustrado en Londres 2012 -terminó en la quinta posición- encontró su premio mayor en tierras brasileñas, lugar que consagró a la médica de 30 años, oriunda de San Fernando, para ubicarla como la primera mujer en la historia argentina que consigue ser campeona olímpica.

"Aumentamos el trabajo con técnicas de relajación, respiración y visualización. Así aseguramos el manejo de la ansiedad y la presión para que se mantenga atenta a todos los detalles para intentar que no se le escape nada", explicó Ruiz, quien sintió la necesidad de hablarle a Pareto antes de la semifinal: "Le dije dos cosas: una que había que modificar desde lo psicológico. También que la semifinal era la final. Que ahí diera todo".

Respecto al proceso que recorrió Pareto entre los Juegos de 2008 y 2012, las repercusiones mediáticas tras sus logros deportivos y algunos compromisos publicitarios desviaron la concentración de la Peque. Su psicólogo dijo que "Paula no es una atleta mediática. Y esto ayuda mucho. La idea era que tenga la menor cantidad de apariciones posibles para mantener el foco en lo importante, que eran los Juegos Olímpicos. Por eso se planificaron viajes de entrenamiento al exterior".

"El trabajo a largo plazo va dando sus frutos y estos Juegos la encontraron con una madurez deportiva importante y un gran aprendizaje de la experiencia acumulada. La preocupación -que se transformó en ocupación- era que llegue en óptimas condiciones físicas por el desgaste y la exigencia que tiene esta disciplina. Con respecto a la seguridad de Paula, sentíamos que estaba muy bien preparada en todas las áreas. Su esfuerzo en cada entrenamiento, su dedicación al trabajo psicológico y su condición de guerrera en el tatami nos dio seguridad a todos", agregó Ruiz.

Las palabras del especialista en psicología deportiva denota que todos los atletas necesitan entrenamiento mental. "La función de los psicólogos deportivos es generar herramientas para que cada deportista de alto rendimiento potencie su performance. No trabajamos para obtener resultados, porque se supone que al mejorar el rendimiento se está más cerca de ese objetivo. El foco del trabajo debe estar en aumentar la concentración, la confianza y controlar los pensamientos y las emociones".

 

Publicidad

El Muelle Lateral
el refugio
yvy_vera